Lo que necesita saber sobre el aumento de senos a partir de los 50 años de edad

aumento de senos a partir de los 50 años de edad

Siempre has soñado con pechos más grandes, pero nunca lo has hecho realidad. Ahora, estás en tus 50 años y finalmente estás lista para el aumento de senos. ¿Es demasiado tarde? ¡En absoluto! Llámenos hoy y programe su consulta de aumento de senos con el Dr. Guevara.

El aumento de senos es una de las cirugías plásticas más solicitadas por las mujeres de todas las edades. Sin embargo, muchas mujeres se preguntan si es posible o conveniente realizarse este procedimiento a partir de los 50 años de edad. ¿Qué riesgos y beneficios tiene? ¿Qué tipo de implantes se recomiendan? ¿Qué cuidados se deben tener antes y después de la operación? En este artículo, le daremos respuesta a estas y otras preguntas frecuentes sobre el aumento de senos en mujeres mayores de 50 años.

¿Por qué algunas mujeres quieren aumentar sus senos después de los 50 años?

Los senos son una parte importante de la identidad femenina y de la autoestima de muchas mujeres. Sin embargo, con el paso del tiempo, los senos pueden sufrir cambios que afectan su forma, tamaño y firmeza. Algunos de los factores que influyen en estos cambios son:

  • La menopausia: esta etapa se caracteriza por la disminución de la producción de estrógenos, la hormona que regula el desarrollo y el mantenimiento de los senos. Esto puede provocar que los senos pierdan volumen y elasticidad, y que se caigan o se aplanen.
  • La lactancia materna: el amamantamiento es una función natural y beneficiosa para la madre y el bebé, pero también puede tener un impacto en la apariencia de los senos. Durante la lactancia, los senos se llenan de leche y se agrandan, pero después pueden quedar vacíos y flácidos.
  • La pérdida o el aumento de peso: los cambios bruscos o frecuentes de peso pueden alterar la proporción de grasa y tejido mamario en los senos, lo que puede hacer que se reduzcan o se expandan. Además, el exceso de peso puede generar más presión sobre la piel y los ligamentos que sostienen los senos, lo que puede provocar su caída.
  • El envejecimiento: el proceso natural de envejecimiento implica una pérdida progresiva de colágeno y elastina, las proteínas que le dan firmeza y elasticidad a la piel. Esto puede hacer que la piel de los senos se arrugue y se debilite, y que los senos se descuelguen y se arruguen.

Estos cambios pueden afectar la confianza y la satisfacción de las mujeres con su imagen corporal, y pueden generarles incomodidad o vergüenza. Por eso, muchas mujeres optan por el aumento de senos como una forma de mejorar la apariencia y el contorno de sus senos, y de recuperar su autoestima y su feminidad.

¿Qué riesgos tiene el aumento de senos después de los 50 años?

El aumento de senos es una cirugía segura y efectiva, siempre y cuando se realice por un cirujano plástico certificado y en una clínica acreditada. Sin embargo, como toda intervención quirúrgica, tiene algunos riesgos y complicaciones que se deben tener en cuenta, especialmente en mujeres mayores de 50 años. Algunos de estos riesgos son:

  • Infección: es una complicación poco frecuente, pero puede ocurrir si hay una mala higiene o un mal cuidado de la herida. Los síntomas de una infección son: enrojecimiento, calor, dolor, inflamación, pus o fiebre. Si se presenta una infección, se debe acudir al médico lo antes posible para recibir el tratamiento adecuado, que puede incluir antibióticos o la retirada del implante.
  • Hematoma: es la acumulación de sangre en el tejido mamario, que puede causar dolor, inflamación, moretones o cambios de color en la piel. El hematoma suele reabsorberse solo, pero en algunos casos puede requerir una cirugía para drenarlo y evitar una infección o una deformidad.
  • Seroma: es la acumulación de líquido en el tejido mamario, que puede causar dolor, inflamación, sensación de pesadez o cambios de forma en el seno. El seroma suele reabsorberse solo, pero en algunos casos puede requerir una punción o una cirugía para extraerlo y evitar una infección o una deformidad.
  • Contractura capsular: es la formación de una cápsula de tejido cicatricial alrededor del implante, que puede contraerse y comprimir el implante, causando dolor, endurecimiento, deformidad o desplazamiento del seno. La contractura capsular puede tratarse con medicamentos, masajes o una cirugía para retirar o reemplazar el implante.
  • Rotura o fuga del implante: es la ruptura o la pérdida de contenido del implante, que puede deberse a un traumatismo, un defecto de fabricación, un desgaste o una contractura capsular. Los síntomas de una rotura o una fuga del implante son: cambio de tamaño, forma o posición del seno, dolor, inflamación, bultos o irregularidades en el seno o en la axila. Si se detecta una rotura o una fuga del implante, se debe acudir al médico para evaluar la necesidad de retirar o reemplazar el implante.
  • Cambios en la sensibilidad: es la alteración de la sensibilidad en el pezón o en la piel del seno, que puede manifestarse como una disminución, un aumento o una pérdida de la sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales y se recuperan con el tiempo, pero en algunos casos pueden ser permanentes.
  • Interferencia con las mamografías: los implantes pueden dificultar la visualización de las imágenes mamográficas, lo que puede impedir la detección precoz de posibles anomalías o cánceres de mama. Por eso, se recomienda informar al radiólogo de la presencia de implantes y realizar mamografías especiales que permitan obtener una mejor imagen de la glándula mamaria.
  • Necesidad de revisiones o reoperaciones: los implantes mamarios no son dispositivos permanentes, y pueden requerir revisiones o reoperaciones a lo largo de la vida de la paciente. Algunas de las razones para realizar una revisión o una reoperación son: el deseo de cambiar el tamaño, la forma o el tipo de implante, la aparición de complicaciones como las mencionadas anteriormente, el envejecimiento natural de los senos o el desarrollo de un cáncer de mama.
Te puede interesar:  ¿Cuál es la diferencia entre una reducción mamaria y un levantamiento de senos?

Estos riesgos pueden aumentar o disminuir según las características individuales de cada paciente, como su edad, su estado de salud, su tipo de piel, su anatomía mamaria, su estilo de vida, su tipo de implante o su técnica quirúrgica. Por eso, es importante consultar con el cirujano plástico antes de la cirugía, y seguir sus indicaciones y recomendaciones antes y después de la operación.

¿Qué beneficios tiene el aumento de senos después de los 50 años?

El aumento de senos puede tener múltiples beneficios para las mujeres mayores de 50 años, tanto físicos como psicológicos. Algunos de estos beneficios son:

  • Mejorar la apariencia y el contorno de los senos, dándoles más volumen, firmeza y proyección.
  • Corregir la asimetría o la diferencia de tamaño entre los senos, logrando una mayor armonía y simetría.
  • Restaurar la forma y el tamaño de los senos después de una pérdida de peso, una lactancia materna o una mastectomía.
  • Aumentar la confianza y la satisfacción con la imagen corporal, y mejorar la autoestima y la feminidad.
  • Mejorar la calidad de vida y el bienestar emocional, y favorecer las relaciones personales, sociales y sexuales.

Estos beneficios pueden variar según las expectativas y los deseos de cada paciente, así como según el resultado y la evolución de la cirugía. Por eso, es importante tener una comunicación clara y honesta con el cirujano plástico, y expresarle las motivaciones y las metas que se buscan con el aumento de senos.

¿Qué tipo de implantes se recomiendan para el aumento de senos después de los 50 años?

Los implantes mamarios son dispositivos que se colocan debajo del tejido mamario o del músculo pectoral, y que sirven para aumentar el tamaño y la forma de los senos, y que se pueden elegir según el material, la forma, el tamaño y el perfil que se desee. Los tipos de implantes más comunes son:

  • Implantes de silicona: son implantes rellenos de un gel de silicona, que tiene una consistencia similar al tejido mamario natural. Los implantes de silicona ofrecen un aspecto y un tacto más natural y suave, y tienen menos riesgo de producir ondulaciones o arrugas en la piel. Sin embargo, los implantes de silicona son más caros, requieren una incisión más grande y pueden dificultar la detección de una posible rotura o fuga del implante.
  • Implantes salinos: son implantes rellenos de una solución salina, que tiene una consistencia similar al agua. Los implantes salinos son más baratos, requieren una incisión más pequeña y permiten ajustar el volumen del implante durante la cirugía. Además, en caso de una rotura o una fuga del implante, la solución salina se absorbe de forma natural por el organismo. Sin embargo, los implantes salinos ofrecen un aspecto y un tacto menos natural y más firme, y tienen más riesgo de producir ondulaciones o arrugas en la piel.
Te puede interesar:  Ventajas y desventajas de los implantes de gel cohesivo

Los implantes mamarios también se pueden clasificar según su forma, su tamaño y su perfil. La forma puede ser redonda o anatómica (en forma de gota o de lágrima). La forma redonda es la más utilizada, ya que ofrece un resultado más simétrico y uniforme, y tiene menos riesgo de rotarse o desplazarse. La forma anatómica es más adecuada para las mujeres que buscan un resultado más natural y armónico, y que tienen un tejido mamario suficiente para cubrir el implante. El tamaño se mide en centímetros cúbicos (cc) o en gramos (g), y se debe elegir según las proporciones y las preferencias de cada paciente. El perfil se refiere a la proyección o la altura del implante, y puede ser bajo, moderado, alto o extra alto. El perfil se debe elegir según la anchura y la profundidad del tórax de cada paciente.

La elección del tipo de implante más adecuado para cada mujer depende de varios factores, como su edad, su estado de salud, su tipo de piel, su anatomía mamaria, su estilo de vida, sus expectativas y sus deseos. Por eso, es importante consultar con el cirujano plástico, y dejarse asesorar por su experiencia y su criterio profesional.

¿Qué cuidados se deben tener antes y después del aumento de senos después de los 50 años?

El aumento de senos es una cirugía que requiere una preparación previa y un seguimiento posterior, para garantizar el éxito y la seguridad del procedimiento. Algunos de los cuidados que se deben tener antes y después del aumento de senos son:

  • Antes de la cirugía:
    • Realizar una evaluación médica completa, que incluya una historia clínica, un examen físico, una mamografía, un análisis de sangre y una prueba de embarazo.
    • Informar al cirujano plástico sobre cualquier alergia, medicación, enfermedad, cirugía o hábito que se tenga, como fumar, beber alcohol o consumir drogas.
    • Seguir las indicaciones del cirujano plástico sobre el ayuno, la higiene, la ropa, el transporte y el acompañante el día de la cirugía.
    • Evitar el consumo de aspirina, antiinflamatorios, anticoagulantes, hierbas o suplementos que puedan interferir con la coagulación o la cicatrización.
    • Preparar el hogar y los objetos personales que se necesitarán durante el postoperatorio, como ropa cómoda, almohadas, hielo, medicamentos, vendas, sujetadores deportivos, etc.
  • Después de la cirugía:
    • Seguir las indicaciones del cirujano plástico sobre el reposo, la movilización, la alimentación, la hidratación, la higiene, el cuidado de la herida, el uso de vendajes, drenajes, sujetadores, masajes, etc.
    • Tomar los medicamentos recetados por el cirujano plástico, como analgésicos, antibióticos, antiinflamatorios, etc.
    • Evitar el consumo de alcohol, tabaco, drogas, cafeína o alimentos picantes, que puedan afectar la cicatrización o la inflamación.
    • Evitar la exposición al sol, al calor, al frío, al agua o a agentes irritantes, que puedan dañar la piel o el implante.
    • Evitar el ejercicio físico intenso, los movimientos bruscos, los esfuerzos, las cargas o las presiones sobre el pecho, que puedan causar dolor, sangrado, desplazamiento o rotura del implante.
    • Acudir a las citas de control con el cirujano plástico, para verificar el estado y la evolución de los senos, y para retirar los puntos, los drenajes o los implantes si es necesario.
    • Realizar las mamografías periódicas que indique el cirujano plástico, para detectar posibles anomalías o cánceres de mama.
Te puede interesar:  Abdominoplastia sin drenaje: Doble beneficio

Estos cuidados pueden variar según el tipo de implante, la técnica quirúrgica, el resultado y la recuperación de cada paciente. Por eso, es importante seguir las recomendaciones personalizadas del cirujano plástico, y consultarle cualquier duda o problema que se presente.

CONSEJOS PARA UN AUMENTO DE SENOS EXITOSO A PARTIR DE LOS 50 AÑOS DE EDAD

Las mujeres en sus 50 años de edad se enfrentarán a algunas preocupaciones únicas mientras se preparan para el aumento de senos. Estos consejos le ayudarán a asegurar su éxito.

Probablemente necesitará un lifting – La mayoría de las mujeres en sus 50 años necesitarán un lifting de mamas. Podemos realizar esto al mismo tiempo que su aumento de senos.
Su fecha de nacimiento es menos importante que su salud- Cuando se trata de cirugía plástica, la edad es sólo un número. Estamos más preocupados por su estado de salud. Muchas mujeres en sus 50 años son lo suficientemente saludables para el aumento de senos. Venga a su consulta lista para discutir cualquier medicamento que tome y cualquier problema de salud que pueda tener.
¿Cómo está su piel? la salud de la piel a menudo ha disminuido en los años 50, lo que hace que el aumento de senos sea más difícil. Algunos pacientes cicatrizan más fácilmente de lo que solían hacerlo. La piel con poca elasticidad puede tener dificultades para soportar implantes más grandes. Examinaremos su piel y le haremos recomendaciones de tratamiento que aborden cualquier cambio en la calidad de la piel relacionado con la edad.
No se olvide de sus mamografías – Incluso con implantes, usted todavía necesita mamografías. Es posible que necesite una mamografía antes de la cirugía y deberá seguir los protocolos de detección del cáncer de mama recomendados después del aumento mamario. Cuide la salud de sus senos.
Llame y programe su consulta de aumento de senos hoy mismo.

Califica este articulo post
Abrir chat
1
Estamos en linea
Hola ¿Cómo podemos ayudarte?