Cómo reducir el dolor después de una mamoplastia de aumento

dolor mamoplastia de aumento

Una de las mayores preocupaciones de los pacientes con cualquier cirugía es la cantidad de dolor que tendrán que soportar después. Esto es especialmente cierto en los casos de aumento de senos y otros procedimientos de cirugía estética, ya que la paciente se somete a una cirugía electiva y desea tener la mejor experiencia posible.

El dolor en sí puede tener un impacto negativo después de la cirugía. De hecho, es la principal causa de reincorporación al hospital después de la cirugía estética. Cuando los pacientes tienen dolor, tienden a respirar con jadeos cortos y poco profundos, lo que resulta en un suministro deficiente de oxígeno a los tejidos que, a su vez, afecta la cicatrización. Además, cuando los pulmones no se expanden completamente, los pacientes son más propensos a complicaciones adicionales como la neumonía.

Para prevenir esto, los pacientes necesitan alivio del dolor. La forma tradicional son los analgésicos. El primer problema con las píldoras es que el efecto de la píldora sube y baja, por lo que los pacientes experimentan oleadas de dolor. En segundo lugar, una dosis excesiva puede deprimir el impulso respiratorio, lo que puede ser muy perjudicial para los tejidos en proceso de cicatrización. Así, un paciente puede quedar atrapado en un ciclo de patrón peligroso: una ola de dolor, seguido de tomar más de la cantidad prescrita para controlar el dolor porque la pastilla para el dolor tarda en hacer efecto, seguido por el peligro de no respirar lo suficientemente bien debido a la dosis tomada.

Las pastillas para el dolor también tienen el desafortunado efecto de causar náuseas. Si el paciente tiene dolor, entonces toma una pastilla para el dolor, puede obtener alivio del dolor, pero muchas náuseas, lo que significa que no es capaz de beber tantos líquidos como necesita para reponer la pérdida de líquidos durante la cirugía. Esta deshidratación también puede ser peligrosa.

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN AL PROBLEMA DEL DOLOR?

Bombas para el dolor. No son analgésicos. A diferencia de los analgésicos que afectan el cerebro y el intestino, la bomba para el dolor sólo bombea cantidades diminutas de medicamento anestésico al área operada. Esto significa que su mente permanece clara. No tiene náuseas, por lo que come bien y se mantiene bien hidratado.

Mis pacientes suelen usar una bomba para el dolor durante 2 a 5 días después de la cirugía. En algunos casos, es posible que tenga que tomar un analgésico, pero como no es para aliviar el dolor intenso, la dosis será menor, lo que también significa menos posibilidades de náuseas.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *