Los implantes mamarios han sido controversiales desde que se popularizaron en los EE.UU. en la década de 1960 para el aumento cosmético del tamaño de los senos. Desde entonces, tanto el material de relleno del implante (ya sea un gel de silicona o una solución salina) como la cubierta exterior (ya sea lisa o texturizada) se han vinculado a importantes problemas de seguridad.

Durante la década de 1990, en medio de las lesiones reportadas de los pacientes y las demandas de miles de millones de dólares, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) retiró los implantes de silicona del mercado. Desde que se reintrodujeron a finales de 2006, tras una prohibición de 14 años, los implantes mamarios han seguido teniendo problemas. En octubre de 2019, la FDA publicó un borrador de orientación en el que proponía que los fabricantes imprimieran advertencias en los envases de los implantes mamarios para explicar los riesgos y las complicaciones. A principios de año, varios fabricantes estadounidenses e internacionales habían retirado del mercado los implantes de cubierta texturizada (tanto de solución salina como de silicona) después de que los estudios los relacionaran con un tipo de cáncer poco común llamado linfoma anaplásico de células grandes asociado a los implantes mamarios (BIA-ALCL). Y aunque no están relacionados, un número significativo de pacientes con implantes mamarios también han informado de la aparición de síntomas, que van desde la pérdida de memoria hasta la ansiedad y la fatiga, meses o años después del implante, una condición que se conoce ampliamente como enfermedad de los implantes mamarios.

No obstante, el aumento de senos con implantes sigue siendo una de las cirugías más populares, una que el 96% de los pacientes operados dicen que «vale la pena» y los cirujanos insisten en que es generalmente segura. Pero tanto los implantes de silicona como los de solución salina tienen sus ventajas y desventajas. Para aclarar la confusión y disipar los mitos comunes, en este articulo te explicamos todo lo necesario para saber qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir entre los implantes mamarios de solución salina y los de silicona.

Te puede interesar:  ¿Puedo cambiar el tamaño de mi implante mamario?

Seguridad de los implantes mamarios

Datos recientes de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos Estéticos (ASAPS) muestran que el 88% de las cirugías de implantes mamarios hoy en día utilizan implantes de silicona, pero el uso médico de la silicona sigue siendo un tema controvertido. La postura oficial de la FDA: los implantes mamarios de silicona son seguros porque «la cubierta evita que la silicona migre dentro del cuerpo». Además, los estudios han encontrado que no ha habido una diferencia significativa en la incidencia de BIA-ALCL entre los implantes salinos y los de silicona.

Sin embargo, encontrar una fuga en un implante de silicona puede significar complicaciones adicionales. Usted sabrá cuando un implante de solución salina se rompe sin tener que hacer ninguna prueba, porque su implante se desinflará y será obvio.

Con los implantes de gel de silicona, la ruptura del implante no puede ser diagnosticada por medio de un examen físico y generalmente no aparece en las mamografías. Un ultrasonido o un examen de resonancia magnética es usualmente requerido para detectar la ruptura de un implante de gel de silicona.

Un implante mamario de silicona roto podría eventualmente causar dolor o cambios en el contorno o la forma del seno. Se aconseja a las mujeres que tienen implantes de gel de silicona que se hagan una resonancia magnética tres años después de la cirugía de implante y de forma continua aproximadamente cada dos años.

La extracción de los implantes de silicona rotos también presenta sus propios riesgos. Se requiere una maniobra quirúrgica llamada «en bloc», que remueve el implante y el tejido cicatrizal circundante (cápsula) como una unidad singular ininterrumpida, para contener el gel de silicona derramado. Debido a que este procedimiento requiere que el cirujano corte a ciegas alrededor del tejido cicatricial detrás del implante, hay una mayor probabilidad de que se dañe el tejido sano, los nervios y los pulmones.

Te puede interesar:  ¿Qué debo buscar en las fotos del antes y después de una mamoplastia de aumento?

Los implantes mamarios tampoco son dispositivos de por vida y requerirán ser reemplazados. El implante promedio dura sólo entre 10 y 20 años, y el 20% de las mujeres que tienen implantes de solución salina o silicona se los quitan (y a menudo se los reemplazan) en un plazo de ocho a diez años.

El costo de los implantes

Más allá del costo inicial del fabricante, el costo de por vida de los implantes de silicona puede ser ligeramente superior al de los de solución salina debido al mantenimiento continuo de los costos de resonancia magnética.

El costo promedio de los implantes mamarios en lo Colombia es de $3’000.000. El costo se ve afectado por su ubicación, el nivel de habilidad de su médico y la complejidad de su cirugía individual.

Cómo se sienten los implantes mamarios

Todo lo que un paciente normalmente necesita hacer es sentir un implante de solución salina y un implante de silicona, y el 99% escogerá la silicona.

¿Por qué? Los médicos de dicen que los implantes de silicona están hechos de un material que imita más de cerca el peso y la flexibilidad de un seno natural que la solución salina líquida.

Cómo se ven los implantes mamarios

La elección del material del implante también puede depender de la forma y el tamaño de sus senos naturales. Para algunos pacientes con menos tejido mamario, hay una mayor probabilidad de que los implantes de solución salina también tengan un aspecto menos natural y un mayor riesgo de arrugas visibles en el implante.

Pero algunos pacientes preoperatorios con senos asimétricos pueden elegir la solución salina porque el volumen de cada implante puede ajustarse con más solución salina, para emparejar los senos.

Te puede interesar:  Elección de tamaño de implante mamario: Tamaño en cc vs tamaño en copa

Requisitos de edad de los implantes mamarios

En 2006, la FDA volvió a aprobar el uso cosmético de los implantes de silicona en mujeres mayores de 22 años (y para la reconstrucción a cualquier edad). La FDA quería asegurarse de que el desarrollo de los senos se hubiera completado antes de que estos dispositivos se hubieran implantado. Aunque todavía se considera seguro (y legal) que los cirujanos usen implantes de silicona en personas menores de 22 años, los fabricantes normalmente no respetan su garantía cuando los implantes se usan fuera de la etiqueta -o, en otras palabras, en pacientes menores de 22 años- ya que no siguen las directrices de la FDA.

Por otro lado, la FDA aprobó los implantes de solución salina para el aumento de senos en mujeres mayores de 18 años y para la reconstrucción de senos en mujeres de cualquier edad en el año 2000. La razón detrás de la diferencia de restricción de edad es simplemente que los riesgos son diferentes para los dos productos. Por ejemplo, las rupturas silenciosas son un riesgo para los implantes mamarios de silicona pero no para los de solución salina. Una mayor restricción de edad para los implantes de silicona ayuda a garantizar que las pacientes tengan la suficiente madurez para comprender los riesgos adicionales asociados con los implantes de silicona, así como las precauciones de seguridad (resonancias magnéticas ocasionales) que deberán seguir durante toda su vida.

Por supuesto, cada persona es única y sus necesidades pueden ser diferentes, así que hablar con un cirujano plástico certificado por la sociedad colombiana de cirugía plástica como el Dr. Guevara es la mejor manera de determinar qué tipo de implante es el adecuado para ti.

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Powered by Join.chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?