¿Sabes lo que es la mentoplastia? Si aún no conoces este procedimiento, es normal, después de todo, muchas personas tienen dudas sobre el nombre (que no es tan común). Es la cirugía plástica de mentón (mentoplastia), que se está haciendo cada vez más popular. Otro nombre para esta operación es la cirugía ortognática.

El objetivo principal de esta cirugía es devolver la armonía facial a través de la alineación del mentón como los otros trazos de la cara. Es una operación importante para aquellos que no están satisfechos con los contornos faciales o el mentón en sí, después de todo esto es un área determinante para aquellos que buscan simetría y altos estándares de belleza. También está indicado para corregir problemas funcionales.

¿Qué es la mentoplastia?

La mentoplastia es la cirugía plástica que tiene como objetivo dar una mejor forma al mentón. También conocida como cirugía de mentón, es un procedimiento que se ha hecho popular gracias al resultado que proporciona.

La idea es aportar más simetría al rostro, un patrón bastante exaltado por las sociedades occidentales modernas. Para ello, el procedimiento puede consistir en aumentar o reducir el tamaño del área, dependiendo de las características del paciente.

¿Cómo se realiza el procedimiento?

La cirugía de mentón es una de las principales alternativas para posicionar correctamente la región. Además, puede acortar, alargar e incluso modificar la forma del mentón. La evaluación de la indicación de la cirugía debe, primero, partir de la insatisfacción con la simetría del rostro y después de la orientación del cirujano plástico.

En la cirugía realizada para aumentar el tamaño del mentón retraído, el procedimiento se realiza en el interior de la boca o incluso en el encuentro del mentón con el cuello. Normalmente se utiliza anestesia local. Sin embargo, en algunos casos, lo más recomendable es cortar el hueso y tirar de él hacia la parte delantera, por lo que se recomienda la anestesia general porque implica estructuras más complejas.

Cuando el problema es el contrario, o sea, el mentón está avanzado (prognatismo), la cirugía de reposicionamiento puede ser hecha solamente en la región o en toda la mandíbula, de acuerdo con la orientación del médico. Para realizar este procedimiento, el cirujano plástico debe hacer un corte en el hueso y colocarlo al revés. El proceso termina cuando se fija el mentón con tornillos.

En cuanto a las desviaciones laterales, el especialista debe cortar el hueso, posicionándolo hacia el centro y utilizando tornillos para fijarlo.

En algunos casos, puede ser necesario un tratamiento interdisciplinario como la combinación del aumento de mandíbula con la rinoplastia (cirugía plástica de nariz) o procedimientos de ortodoncia, ya que la posición de los dientes puede influir directamente en el resultado final.

¿Quién debería realizarse una cirugía de barbilla?

El mentón es fundamental para construir un rostro simétrico y armónico. Es, junto con la nariz, la responsable de la formación de nuestra imagen de perfil. Por ello, no son raros los casos de personas que no están satisfechas con la forma del mentón, ya sea porque es demasiado grande, pequeño y poco expresivo, o, en situaciones extremas, cuando esta región está desalineada y es asimétrica.

En este sentido, la cirugía de mentón es buscada por quienes desean tener un contorno facial más armónico y el cirujano plástico recomendó este procedimiento.

Además, la mentoplastia es recomendadas para personas que sufren de apnea del sueño severa o que han tenido algún trauma serio en la región, como por ejemplo accidentes. También vale la pena recordar que la indicación de este procedimiento dependerá de la salud y la edad del paciente, ya que sólo es posible realizar la cirugía después de los 17 años de edad, fase en la que la estructura ósea está completamente formada.

¿Cómo es el pre y el post operatorio?

La cirugía del mentón no suele presentar complicaciones graves. Sin embargo, para que los resultados estén a la altura de las expectativas y el paciente no tenga ningún problema, es fundamental seguir las pautas pre y postoperatorias. Revise cada uno de los pasos a seguir:

Preoperatorio

El preoperatorio debe comenzar con un análisis facial completo, además de la encuesta de la historia médica, así como la situación dental completa del paciente. Para identificar la necesidad de la mentoplastia, el médico debe evaluar cuidadosamente los tercios de la cara juntos y por separado y tomar varias fotografías para documentar las condiciones del mentón antes del procedimiento.

En varios casos, el tratamiento de ortodoncia puede ser recomendado antes de la mentoplastia, ya que la posición de los dientes es directamente responsable de la posición de los labios, determinando así la estética del perfil.

Además, se recomienda que el paciente se someta a los análisis de sangre solicitados por el médico y que suspenda el uso de algunos medicamentos, bebidas alcohólicas y cigarrillos.

Postoperatorio

Después de la realización del procedimiento (ya sea de aumento, reducción o simetría), el paciente debe seguir algunas recomendaciones en el postoperatorio. Aunque el alta se da el mismo día, el área debe estar inmovilizada durante una semana.

Durante este período, el paciente no debe hacer ningún esfuerzo ni realizar movimientos bruscos con el sitio, estando por lo tanto indicada la dieta líquida. La retirada de los puntos de sutura también se produce alrededor de 7 días después de la intervención. Para aliviar el dolor, la hinchazón y reducir el riesgo de infección, el uso de antibióticos y analgésicos es fundamental, según la prescripción médica.

La rehabilitación después de la cirugía de mentón puede tomar semanas, pero después de 15 días ya es posible volver a las actividades rutinarias. En el primer mes, realizar un drenaje linfático de 2 a 3 veces por semana en la región puede ayudar a reducir el edema y la hinchazón.

En general, la cirugía de mentón no presenta riesgos o complicaciones, sin embargo, es fundamental elegir los profesionales especializados en el tema y la clínica que cuente con la infraestructura suficiente para atender a los pacientes con calidad.