Mamoplastia de reducción

Dale a tus senos el tamaño más adecuado para tu figura con resultados naturales y dimensiones proporcionadas a tu cuerpo con el tratamiento de reducción de senos en Bogotá.

Agenda tu cita hoy mismo

Un pecho grande en exceso resulta incómodo físicamente y produce problemas psicológicos limitando a la paciente a la hora de hacer ejercicio o vestirse de determinada manera. En ocasiones el pecho es tan grande que crea dolor de espalda, cuello y hombros además de irritar la piel que queda debajo del mismo.

Con la intervención de mamoplastia de reducción intentamos conseguir un pecho de tamaño proporcionado al tórax de la paciente, corregimos asimetrías si las hubiere y damos al pecho una forma adecuada. La paciente mejora en confort y de las molestias que el peso creaba sobre su espalda, hombros y cuello. También se encontrará con un pecho de un tamaño proporcionado al resto de su anatomía y de una forma más bonita con lo que se verá más estimulada para hacer ejercicio sin molestias.

Para reducir el tamaño de un pecho tendremos que realizar unas incisiones alrededor de la areola y desde ésta hacia el surco submamario. En determinadas ocasiones aunque no siempre, cuando el pecho es mayor, es preciso completar las cicatrices con una horizontal en el surco submamario.

¿En qué consiste una mamoplastia de reducción?

Tener unos senos firmes y proporcionados con el resto del cuerpo es un objetivo de belleza básico que muchas mujeres desean, y que una mama excesivamente grande les impide conseguir.

La hipertrofia mamaria (senos grandes), que muchas veces viene acompañada de dolor en la espalda, se corrige con este procedimiento que consiste en la resección de tejidos graso y mamario con las últimas técnicas logrando un resultado más armónico.

En la primera consulta, recibirá información sobre la intervención, y el Cirujano plástico en Bogotá Dr. Guevara realizará la historia clínica. En las consultas previas a la intervención de reducción de senos es necesaria la exploración mamaria, la medición de ciertos parámetros y del estado general de salud, y la realización de fotografías. En casos extremos podemos recomendarle una mamografía. Esta no solo descartará la pequeña posibilidad del cáncer de mama, sino que revelará la composición de la mama. Una vez que conozcamos cuanta grasa y cuanto tejido glandular contiene la mama, podremos elegir la técnica quirúrgica adecuada.

La exploración mamaria junto con la edad y los antecedentes servirán para solicitar otras pruebas complementarias (analíticas, electrocardiograma, ecografía, etc.) antes de la operación. Las mediciones ayudarán para decidir la técnica a emplear y las fotografías servirán para evaluar el resultado. Es importante que diga si padece alguna enfermedad importante; si es fumadora; si toma alguna medicación; o si es alérgica a algún medicamento o producto. Nuestro consejo es que debe preguntar todo aquello que dude. Es importante que comunique al cirujano cuáles son sus expectativas, para que éste pueda explicarle si pueden cumplirse o si hay limitaciones a las mismas.

El Cirujano plástico en Bogotá en Bogotá Dr. Guevara le explicará qué resultados pueden obtenerse y qué técnica quirúrgica es la más adecuada para su mamoplastia de reducción. Le explicará las técnicas y el tipo de anestesia que se empleará, y donde se realizará la cirugía.

Ventajas de la reducción de senos

La mamoplastia de reducción o reducción de senos es un procedimiento quirúrgico que sirve para reducir el tamaño de la mama a la vez que elevamos y mejoramos su forma.

Mediante esta técnica logramos eliminar el exceso de piel, grasa y de glándula, devolviendo al seno unas medidas equilibradas y acordes al resto del cuerpo.

  • Mejora el dolor de espalda y el peso secundario a la hipertrofia mamaria
  • Mejora la irritación cutánea en pliegues mamarios.
  • Los resultados son definitivos, la mama no vuelve a aumentar de tamaño.
  • Los resultados estéticos son muy buenos y la paciente recupera un elevado grado de seguridad y confianza en sí misma.

Postoperatorio

Tras la operación de reducción de pecho sentirá algunas molestias unos días tras la cirugía. Sin embargo las molestias pueden ser controladas con medicación. En cualquier caso debe ser acompañado por un adulto responsable durante un día o dos, que le pueda ayudar en lo que necesite. Estará hinchada algún tiempo. Para ayudar a reducir la inflamación llevará una prenda elástica durante algún tiempo. Aunque la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas, puede tardar tres meses o más, hasta que el resultado final de la cirugía sea aparente. Mientras tanto, es importante volver a la normalidad.

Debe recuperarse progresivamente y volver a su actividad habitual cuando se sienta bien -que podría ser en uno a dos días tras la cirugía-. Si hay suturas, éstas se retiran en una o dos semanas tras el procedimiento. Le aconsejaremos que limite su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados o movimientos bruscos durante tres semanas. En general, pasará aproximadamente un mes antes de que pueda volver a su actividad física normal. Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol al menos durante seis meses. La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares. Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes. Si sus expectativas son realistas, los cambios serán buenos y estará satisfecha con su nuevo aspecto.

Si estas buscando una mamoplastia de reducción con resultados naturales y funcionales

El Cirujano plástico en Bogotá Dr. Guevara es tu cirujano

Agenda tu cita hoy mismo
Cirugía plástica bogota

Detalles adicionales sobre la mamoplastia de reducción

Duración: 3 a 5 horas

Anestesia: General

Hospitalización: 1 noche

Recuperación: 20 días

Resultados: Inmediatos

Soluciona tus dudas

Preguntas frecuentes e información adicional sobre la mamoplastia de reducción

13 datos que debes saber sobre la mamoplastia de reducción

Para muchas mujeres, tener senos grandes no es sinónimo de sensualidad, debido a que llevar un par de kilos de más puede causar todo tipo de problemas, desde dolor de espalda y cuello hasta incluso erupciones e infecciones en la piel. Razones por las cuales, la cirugía de reducción de senos, se ha vuelto bastante común, aun cuando en algunos casos se entiende de manera errónea.

13 datos a tener en cuenta:

1)La reducción de senos es posible para cualquier tamaño:

Para aplicar o ser candidata a una reducción de senos, no existe un límite o un mínimo en el tamaño de los mismos, debido a que es una intervención adecuada para cualquiera que pueda beneficiarse del procedimiento. Sin embrago, esta es una operación dirigida a aliviar el dolor, por tanto, se aconseja para personas que sufren de dolor de espalda y aquellas que sienten interferencia de los senos al realizar actividades físicas.

2) No es solo para personas que siempre han tenido senos grandes:

Otro hecho sorprendente sobre la reducción de senos es que no es solo para las personas que han tenido senos grandes desde la pubertad. Esto, debido a que con el paso del tiempo el cuerpo cambia y con ello, en algunos casos la necesidad de reducción.

3)   La reducción de senos es posible para personas de todas las edades:

La reducción mamaria no está dirigida exclusivamente para madres o personas mayores, debido a que las jóvenes que tienen problemas a causa del tamaño de sus senos, también son candidatas al procedimiento. Lo importante para esta cirugía, es que la paciente esté sana y pueda tolerarla.

4) Es un procedimiento ambulatorio:

A pesar de que puede parecer un procedimiento demorado, la reducción de senos en realidad es una cirugía ambulatoria que dura aproximadamente 3 horas, y debido a su naturaleza, brinda una recuperación rápida, lo que permite que las pacientes vuelvan a casa el mismo día, regresen a su rutina después de una semana y a realizar actividades sin restricciones transcurridos un mes y medio.

5) Cada reducción de senos también incluye un levantamiento:

La reducción mamaria, a pesar de su nombre, no se trata exclusivamente de la eliminación de tejido. También implica realizar el levantamiento del seno para adaptar la piel y ajustar los tejidos reducidos, buscando brindar una apariencia más natural y evitar flacidez.

6) No puedes elegir un nuevo tamaño de copa:

Puede parecer atractivo imaginarse un nuevo tamaño de copa, pero en realidad no es así como funciona la cirugía, debido a que a pesar de tener una visualización de cómo quedaran los senos,   no es posible saber cuál será la copa perfecta o adecuada antes del postoperatorio. Así que, teniendo esto en mente, es importante que inicialmente se concentre en la forma y no en el tamaño.

7) Tu habilidad para amamantar puede cambiar:

Si bien es un mito que la reducción mamaria impedirá que pueda amamantar en el futuro, vale la pena considerar que puede suceder que algunas mujeres no puedan  lactar  debido al tejido cicatricial interno o a la reubicación del pezón resultante de la intervención quirúrgica. Sin embargo, dependiendo de la técnica utilizada se puede ver afectada o no la lactancia materna.

8) Puede o no puede perder la sensibilidad en sus pezones:

Aunque no  es común, en algunos casos las pacientes indican haber perdido sensibilidad en los pezones. Un factor que se puede presentar, debido a que esta, puede verse afectada por un periodo de tiempo o por el desarrollo de un entumecimiento persistente, generado por el tejido cicatricial.

9) Tendrás cicatrices, pero no tan malas como puedas pensar:

Un gran impedimento para muchas personas que consideran la reducción de senos es la cicatrización, debido a que es  desalentador considerar tener un recordatorio permanente de la cirugía. Factor ante el cual, los cirujanos buscan que éstas sean lo menos abrumadoras posibles, pero advierten que su estado depende del procedimiento y de la capacidad natural de la piel para sanar.

10) La cirugía no garantiza la simetría:

Tener senos asimétricos es una de las muchas razones por las que las personas optan por una reducción mamaria. Sin embargo, aunque la cirugía es una ciencia, es imposible garantizar una simetría completa después del procedimiento.

11) La reducción de senos se puede hacer solo con liposucción:

A nuestra consulta llegan pacientes con la expectativa que la cirugía de reducción de senos se realiza sólo con una liposucción. Ese no es el caso, debido a que la aplicación de esta cirugía por sí sola, dejaría un exceso de piel que haría que los senos se vean desinflados y obtengan una apariencia poco estética. Además, el tejido de la glándula mamaria es un tejido muy duro que no permite realizar liposucción.

12) El procedimiento podría reducir el riesgo de cáncer:

Uno de los beneficios adicionales de la cirugía es la reducción del riesgo de cáncer de mama, debido a que disminuye la cantidad de tejido mamario.

13) Sus senos requerirán un tipo diferente de cuidado por un momento:

Utilizar brassiere  sigue siendo importante después de una reducción de senos, debido a que independientemente de lo elevados que estén, sus senos continuarán cambiando con el tiempo y la gravedad, como lo hacen todos.

Reducción de senos, ¿En qué consiste?

La reducción de senos o mamoplastia de reducción es una de las técnicas de cirugía plástica, que aunque no es muy común, cada vez es más solicitada por las pacientes cuando llegan a consulta. El objetivo principal de esta cirugía plástica es reducir el volumen y la grasa presentes en los tejidos mamarios, cambiando significativamente la forma y posición de las mamas haciendo que estén más livianas y firmes.

Son muchas las situaciones que llevan a una mujer a someterse a una mamoplastia de reducción, en la mayoría de los casos tiene que ver su autoestima, inseguridad e insatisfacción personal.  Aunque para muchas el deseo más grande es aumentar el volumen de su busto, para otras es un tema de preocupación tener senos demasiado grandes y prominentes.

¿Cuándo realizarse una mamoplastia de reducción?

Problemas de espalda: esto sucede cuando la mujer presenta senos muy voluminosos y pesados, ocasionando que la postura de su columna vertebral cambie, tienda a deformarse y adoptar posiciones poco recomendables, con el fin de “aliviar el peso que causa el tamaño de los senos”; la columna vertebral se deforma y se inclina hacia adelante formando jorobas y problemas que afectarán después la salud ósea y muscular de la paciente, por ejemplo, las mujeres de senos voluminosos manifiestan al momento de la consulta dolores en espalda, hombros y cuello principalmente.

Asimetría en los senos: otra de la razones para que una mujer se realice una mamoplastia de reducción es cuando estos presentan algún tipo de asimetría muy marcada, es decir, que tengan diferentes formas y no estén armoniosos con respecto al resto del cuerpo y entre ellos mismos. Es importante aclarar, que normalmente, todas las mujeres tienen algún grado de asimetría de los senos, aunque no sea muy evidente.

Problemas estéticos y emocionales: está clase de inconvenientes se presentan con mucha frecuencia al momento de realizar cualquier cirugía plástica, pero en esta intervención quirúrgica principalmente el componente estético es muy ligado al emocional, ya que si los senos no están de un tamaño adecuado y proporcional al cuerpo, las mujeres no solo van a sentirse inseguras, en muchas ocasiones ellas manifiestan no poder comprar ropa de una talla apropiada para el tamaño de sus senos, lo cual las llena de frustración y afecta directamente su autoestima.

Senos caídos después de amamantar: el embarazo sin duda alguna es el estado que más huellas deja en el cuerpo de una mujer y aunque son muy significativas, en muchas ocasiones afectan el autoestima de las madres, muchas de ellas quedan con el busto caído y sin forma, es en estos casos que una mamoplastia de reducción ayuda a que los senos recuperen su forma, volumen y estética.

¿Cuáles son los resultados de una mamoplastia de reducción?

Lo que podemos decir es que la cirugía de mamoplastia de reducción busca mejorar la forma y posición del busto cuando se reduce el tamaño de la glándula mamaria, esto también ayuda a reducir el tamaño de la areola, ya que cuando las mamas se hacen más pequeñas es importante mejorar la forma y proporción del pezón.

Para esta cirugía de mamoplastia de reducción y para cualquier otra es muy importante discutir las expectativas de la paciente con el Cirujano plástico en Bogotá, ya que esto es determinante para el éxito o el fracaso de una cirugía. La paciente debe ser consiente de acatar y ejecutar todas las recomendaciones que le hagan antes y después de la cirugía plástica. También es muy importante que la paciente esté convencida que el Cirujano plástico en Bogotá al que acudió, posee todas las certificaciones y experiencia necesarias que avalen los procedimientos que se van a realizar; la paciente debe cerciorarse y estar convencido que el sitio en donde se va a realizar la cirugía cuenta con todas las garantías y seguridad para realizar intervenciones quirúrgicas y que su vida se encuentra en manos profesionales y éticas principalmente, para que la paciente cuente con la tranquilidad necesaria de dejar su vida y su cuerpo en manos certificadas.