Mamoplastia y la autoestima

Mamoplastia y la autoestima
5 (99.05%) 21 votes

La cirugía plástica ha revolucionado el mundo en el que vivimos, debido a que, con el paso del tiempo, ha logrado diversos e impresionantes avances médicos, en lo que se refiere a ayudar a superar crisis, lesiones o enfermedades desfigurantes, para brindar una vida normal, seguridad y  una mayor autoestima. Esto, mediante el uso de métodos y herramientas estéticas, que en conjunto, logra generar el cuerpo y la cara deseada o esperada por el paciente.

Partiendo de lo anteriormente expuesto, el aumento de senos es la forma más popular de cirugía plástica, que consiste en esencia, en la colocación de implantes mediante el desarrollo de algunas incisiones, que buscan la elevación y pronunciación del área del pecho. Esta es una intervención para la cual, se pueden utilizar cuatro diferentes técnicas, que se diferencian por la posición y tamaño de la incisión a realizar, para la introducción del implante.

  • Técnica transumbilical:

Para el desarrollo de esta técnica, se realiza una incisión en el ombligo para introducir los implantes al cuerpo, Esta técnica ha caído en desuso debido a que se utilizan implantes que se llenan con solución salina y el aspecto de la cirugía no era la mejor

  • Inframamaria:

Método mediante el cual, se realizan incisiones debajo de los senos, en el punto de los pliegues. Este abordaje permite una fácil introducción del implante. Generalmente en el plano retromamario se realiza una incisión de más o menos 3 cm que usualmente, queda bien disimulada por el pliegue y oculta por la ropa interior

  • El transaxilar:

Técnica de aumento, en donde la incisión se realiza cerca de la axila. Es un poco más difícil ya que se necesitan una serie de elementos técnicos para poder realizar la cirugía. Esta técnica se utilizó durante mucho tiempo y actualmente cayó en desuso porque los implantes quedaban muy altos, sin embargo, es una buena opción si se tienen todos los elementos para realizar la cirugía.

  • Periareolar:

Este es el abordaje de elección en nuestras pacientes. La cicatriz se disimula muy bien, casi en su totalidad queda oculta por la ropa interior. Se puede colocar la prótesis por debajo de la glándula o por debajo del músculo, dependiendo de la indicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *