Lipofilling: ¿es viable la supervivencia del tejido adiposo?

¿Cuánto dura un aumento de mamas con grasa?, ¿la grasa se reabsorbe? Éstas son preguntas muy frecuentes cuando una paciente comienza a valorar si hacerse o no un aumento de mamas con la técnica de lipofilling. Para resolver estas dudas, dedico el post de hoy a la viabilidad de los injertos del tejido adiposo y los resultados que obtenemos con el aumento de pecho con grasa propia. El comienzo del lipofilling La técnica del lipofilling no es nueva, los injertos de tejido adipososo han venido utilizando durante décadas a lo largo del siglo pasado. En su primera fase, se consideraba una técnica poco útil dado que el injerto tendía a la reabsorción. Fue entonces cuando gracias al Dr. Coleman cambió el panorama para la fiabilidad de dicha técnica. Avance de la técnica y supervivencia del injerto El procedimiento de Coleman, básicamente consistía en una obtención atraumática de la grasa (con cánulas romas de 3 mm y jeringas de 10 mm), centrifugación a 1286 g (3000 rpm con la centrífuga de Coleman) durante 3 minutos, para separar las células adiposas de los componentes sanguíneos y de las células rotas, y transferencia al tejido donde va a ser injertada mediante cánulas romas de unos 2-3 mm en múltiples pases, usando 1 cc en cada pase. La importancia de depositar microinjertos ya había sido apuntada por Bircoll y para Coleman es la parte más importante del procedimiento. Después de los trabajos de Coleman, el número de artículos y experiencias por parte de otros investigadores y cirujanos se multiplicó; aún así, sigue habiendo una gran disparidad de resultados en cuanto a la supervivencia de los injertos. Luces y sombras en el procedimiento de injerto de tejido adiposo La publicación de resultados dispares en la literatura respecto a la supervivencia del tejido adiposo con diferentes porcentajes de reabsorción y el descubrimiento de las células madre en el tejido adiposo se debe a que no todo el mundo usa el mismo sistema. Uno de los lados positivos es que han llevado a la realización de numerosos trabajos de investigación encaminados a estudiar el papel de las células madre en este proceso y la influencia que sobre la viabilidad celular tienen los distintos pasos propuestos por Coleman, a los que los cirujanos plásticos sometemos al tejido adiposo para su trasplante:

Obtención. No parece que sea un factor demasiado importante pero sí que sabemos que se han de usar presiones de aspiración bajas y cánulas atraumáticas. Procesamiento. En la fase del procesamiento de la grasa obtenida, también encontramos factores que afectan a la viabilidad del tejido adiposo. Coleman recomienda la centrifugación ya que tanto los adipocitos como las células madre aguantan fuerzas de centrifugación importantes, de hasta 3.000 g. Aún así, la tendencia es a usar fuerzas más bajas, de 400 g porque se ha comprobado que el daño celular es menor. La filtración es otro método muy útil para procesar la grasa. En cualquier caso el sistema utilizado ha de ser estanco para evitar la contaminación del implante (y la posibilidad de infección). Infiltración. En este punto existe más uniformidad de criterios y todo el mundo coincide en que los injertos han de ser pequeños para mejorar su supervivencia. Conclusiones Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos actualmente para poder comparar los resultados de los diferentes autores y grupos de estudio, es la falta de estandarización de los procedimientos. Como hemos visto, existen numerosas variables que pueden alterar los resultados de la supervivencia del tejido adiposo.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *