Hombres con pecho ‘femenino’: cada vez más.

Los hombres con pecho ‘femenino’ es una situación bastante más común de lo que pueda parecer. La ginecomastia, es decir, el crecimiento de la glándula mamaria en pacientes masculinos, es una patología que afecta nada menos que a seis de cada diez adolescentes y a tres de cada diez adultos. Unas cifras a tener en cuenta. Hay buenas noticias: La ginecomastia, que puede ser unilateral o bilateral (lo más frecuente es esto último), es normalmente benigna y transitoria. La que aparece durante la pubertad puede prolongarse por un espacio de entre 1’5 y 3 años aproximadamente y normalmente remite de manera espontánea. Hay otro tipo de ginecomastia que supone el crecimiento del pecho en el hombre y es la llamada secundaria, es decir, la que se relaciona con el uso de determinados medicamentos (corticoides, antiácidos, diuréticos o anabolizantes esteroideos como los que se usan para la musculación), la ingesta de hormonas… También por la existencia de algún tipo de enfermedad (distrofia adiposo genital, cirrosis hepática, ciertos tumores) o por la ingesta de determinadas drogas como marihuana, las anfetaminas, la heroína o la metadona, según algunos estudios. Por último está la pseudoginecomastia, que se relaciona con un aumento del tejido graso en el pecho del hombre, bien por la obesidad bien por una menor producción de testosterona en la vejez. En realidad, menos en el caso del exceso de peso, el crecimiento de la mama en la población masculina se relaciona por un desequilibrio hormonal entre los niveles de estrógenos y andrógenos. Los primeros crecen y/o los segundos decrecen. Cuando ese desequilibrio desaparece, las mamas adoptan lo que se considera una forma normal para el cuerpo masculino, por eso se recomienda a los adolescentes que aplacen decisiones más definitivas como la cirugía para dar tiempo a que la patología remita de manera espontánea. El 60 por ciento de los adolescentes masculinos presenta ginecomastia. La mayoría remite de manera espontánea. En otros casos se valora la cirugía. Cirugía no invasiva Sin embargo hay casos en los que no sucede. Pasada la pubertad o por el resto de causas que hemos señalado, el pecho del hombre puede presentar un tamaño inusual para su sexo, lo que genera no pocos problemas psicosociales (depresión, complejos, dificultad en las relaciones sociales…). En estos casos se valora la posibilidad de recurrir a la cirugía. En Cirugía Plástica Dr. Guevara hemos desarrollado una técnica poco invasiva que combina la liposucción y la utilización de un dispositivo llamado shaver, que permite la extirpación de la glándula mamaria y la grasa acumulada con una incisión inferior a 1 centímetro en el lateral del torax. “Esta técnica es aplicable en la mayor parte de casos, aunque hay pacientes en los que el botón glandular se ha de extirpar a través de la areola o bien de la axila”, explica el doctor Guevara, director de Cirugía Plástica Dr. Guevara, reconocido cirujano a nivel internacional, pionero en cirugía estética masculina en Bogotá de esta técnica no invasiva conocida para la eliminación de la ginecomastia en hombres. Para saber más sobre la intervención, el postoperatorio y la recuperación, puedes seguir leyendo aquí.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *