Por qué fumar dificulta la recuperación de la cirugía plástica

fumar cirugia plastica

La cirugía plástica, o más correctamente, las operaciones quirúrgicas plásticas, viven en el borde de su suministro de sangre. Esto es importante de entender para una buena recuperación después de un procedimiento de cirugía plástica. Déjame explicarte:

Lo que estamos haciendo con la cirugía plástica es cambiar la forma de las diferentes áreas del cuerpo. La palabra «plástico» proviene de la palabra griega «plastikos», que significa moldear o cambiar de forma. Para lograr estos cambios en las formas, necesitamos mover la piel u otros tejidos, a veces a distancias significativas. Cuando hacemos esto, cambiamos el suministro de sangre a estos tejidos. En realidad, estamos disminuyendo el suministro normal de sangre en diferentes grados, pero no lo suficiente como para interferir con la curación.

Por ejemplo, cuando estoy haciendo una cirugía estética de abdomen, algunos de los vasos sanguíneos que normalmente transportan sangre a la piel del abdomen se dividen para que la piel se pueda mover para darle una forma más plana y mejor al abdomen. Sin embargo, dejamos suficientes vasos sanguíneos intactos para que la piel sane. Si no hay una cantidad adecuada de sangre que fluye hacia la piel, los tejidos no recibirán suficiente oxígeno (una afección conocida como isquemia) y parte del tejido morirá o no sanará. Esa no es una buena situación. Pero lo mismo sucede con muchas otras operaciones como estiramientos faciales, levantamientos de senos, reducciones de senos y muchos casos reconstructivos complejos. Por lo tanto, tenemos que asegurarnos de que hemos dejado un suministro adecuado de sangre a los tejidos que estamos moviendo para asegurar la curación.

Por qué el humo del cigarrillo impide una buena cirugía plástica
Cuando estamos haciendo estas operaciones, realmente estamos operando en el límite de lo que la circulación a la piel y otros tejidos permitirá; viviendo en el borde por así decirlo. Pero, para tener una circulación adecuada, no sólo debemos dejar intactos suficientes vasos sanguíneos, sino que también debemos asegurarnos de que la sangre fluya a través de estos vasos sanguíneos. Ciertas cosas pueden afectar este flujo sanguíneo y la mayor y más grave de ellas es el humo del cigarrillo. Aunque la nicotina en el humo del cigarrillo es el elemento más peligroso, el monóxido de carbono y el cianuro de hidrógeno tampoco ayudan mucho.

Fumar hace que necesites más anestesia y medicamentos para el dolor
Un estudio reciente presentado en la Sociedad Europea de Anestesiología confirma lo que durante mucho tiempo hemos sospechado en el quirófano. En comparación con las personas que no fuman, los fumadores necesitaron un 33% más de anestesia durante la operación y un 23% más de analgésicos después del procedimiento para lograr los mismos resultados. Pero el estudio fue más allá. Aquellos que no fumaban ellos mismos pero estaban expuestos al humo de segunda mano requerían un 20% más de anestesia y un 18% más de analgésicos que los no fumadores que no estaban expuestos al humo de segunda mano.

La nicotina previene la curación
La nicotina hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que significa que disminuyen en su tamaño (diámetro) y que el flujo sanguíneo a través de ellos disminuya. La nicotina también puede producir mas coágulos de sangre, lo que puede obstruir aún más los pequeños vasos sanguíneos y capilares. Con todo, estos efectos son extremadamente graves porque disminuyen el suministro de sangre a los tejidos, pueden resultar en heridas que no sanan o derivar en algunas complicaciones devastadoras.

Impacto particular del tabaquismo en la recuperación de la cirugía plástica
Muchas personas que fuman me dicen que nunca han tenido problemas de curación antes, así que ¿por qué debería ser un problema ahora? Volvamos a vivir al límite. Lo que estamos haciendo cuando estamos moviendo tejido en operaciones de cirugía plástica, es muy diferente que – digamos – en una histerectomía. Porque en esta operación, los tejidos no se mueven de la misma manera, y el suministro de sangre a la piel no se altera.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *