Cómo son exactamente las prótesis mamarias

Cómo son exactamente las prótesis mamarias

Más allá de que están hechas de silicona, poco sabemos sobre cómo son exactamente las prótesis mamarias, cómo se fabrican, su seguridad y durabilidad. Admitámoslo: Al común de los mortales le piden que cuente lo que sepa de las prótesis mamarias y probablemente contestará dos cosas: Que son de silicona y que existe el famoso mito entre los aviones y las prótesis. Lo segundo no es cierto. Lo primero sí. Pero esto demuestra la poca información que se tiene sobre un producto tan común y tan utilizado en la cirugía plástica y estética de nuestro tiempo.

Las prótesis mamarias son dispositivos que se colocan con motivos estéticos (por aumento de mamas o mastopexia fundamentalmente) o en reconstrucciones de mamas tras haber padecido un cáncer con intervención quirúrgica. Los más fiables son los de gel de silicona, con dos únicos fabricantes en el mundo. Están compuestas de una envoltura de varias capas, el relleno y un parche que cubre el orificio de fabricación.

Las que se implantan en la actualidad son de 5º generación y su ventaja es que están hechas de un gel cohesivo, esto quiere decir que aunque se rompieran o rasgaran su contenido nunca se derramaría e incluso mantendrían su forma. Esto no sucedía con los implantes de 4º generación ni con los anteriores, que estaban hechos con un gel no cohesivo que, literalmente, podía salirse fuera de la cápsula del implante en casos de accidente. Las actuales prótesis son muy seguras. Las marcas con las que se trabaja en Cirugía Plástica Dr. Guevara no solo ofrecen garantías propias, sino que cuentan con la aprobación de la FDA (la estricta Agencia del Medicamento estadounidense) y de la Unión Europea.

Son muchos los test por los que pasa una prótesis antes de recibir el ok definitivo, en los que se mide no solo la integridad de la envoltura sino también la cohesión del gel, la resistencia a la fatiga, un ensayo de choque (impacto de un peso de 4.5 kg sobre implante), un test de sudoración de gel a través de envoltura, se hace una compresión entre placas, un test de abrasión, varios tests de toxicidad, mutagenicidad y microbiológicos…

Cuál es la mía ¿Qué prótesis mamaria elegir a la hora de someterse a una intervención? Hay de dos tipos: Anatómicas y redondas. “Las prótesis anatómicas se eligen en función de las medidas de la mama y del tórax, y las prótesis redondas se eligen sobre todo en función de volúmenes”, explica el doctor Guevara, director de Cirugía Plástica Dr. Guevara. Su forma, proyección y tamaño se deciden en conversación entre médico y paciente, valorando la anatomía de la mujer, sus gustos, las necesidades… “Las prótesis que más utilizamos actualmente son las anatómicas de pared rugosa. Dan un resultado mucho más natural no solo de forma sino en cuanto a tacto y nos permiten corregir mejor las asimetrías de las mamas”, añade el doctor.

Su colocación encima o debajo del músculo pectoral también se decide en cada caso particular, valorando aspectos como la forma anatómica y el grosor de los tejidos de la paciente. Las prótesis anatómicas se eligen en función de las medidas de la mama y del tórax, y las prótesis redondas se eligen sobre todo en función de volúmenes.

Otra de las preguntas más frecuentes entre las pacientes es la relativa a la realización de mamografías una vez colocados los implantes. Estas pruebas pueden seguir realizándose sin problema, siempre que se informe al técnico del hecho de que se lleva una prótesis, para que actúe en consecuencia. Aún así, la implantación de las prótesis no está exenta de riesgos que la paciente debe conocer. En primer lugar, no son para toda la vida: En ocasiones habrá que cambiarlas a los 10 años y otras veces pasarán 25, pero en cualquier caso necesitarán de un seguimiento de por vida, tanto si han sido colocadas por aumento de mamas como por reconstrucción o mastopexia.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *