Cómo combatir la flacidez en los brazos

¡Qué tiempos aquellos en los que podíamos hacer volar nuestras manos hacia el cielo y dibujar figuras invisibles sin sentirnos amenazadas por la ley de la gravedad! Señalábamos estrellas, saludábamos como románticas damiselas al caballero andante y retirábamos con elegancia objetos de altas alacenas libres de culpa y “cargas”. Hoy añoramos esas épocas doradas y nos lamentamos por la aparición de inoportunas pieles colgantes y músculos que afloran de la zona anterior de los brazos y nos impiden lucir manga corta, disfrutar de la playa y sentirnos a gusto con nuestro cuerpo. Aunque no debe faltarnos el sentido del humor, la realidad es una y con el paso de los años se complica. Sin embargo, la buena noticia es que existen varios recursos destinados a combatir y solucionar la molesta flacidez localizada que afecta a las mujeres y, en menor medida, a los hombres.

¿Cuáles son las causas principales que provocan la flacidez en los brazos? La falta de tonicidad en esta zona del cuerpo responde a diversas causas: La ausencia de ejercicios físicos específicos. La disminución de elastina y colágeno de la epidermis debido a la edad. Las cuestiones hormonales y el exceso de peso.

¿Cómo se puede combatir?

Con entrenamiento.Las rutinas de extensión y flexión, utilizando pesas y practicadas con perseverancia, pueden contribuir a reafirmar la musculatura de los antebrazos, pero la piel y la grasa no pueden mejorar. Por ello que sea muy difícil revertir esta situación mediante ejercicio físico.

Con tratamientos estéticos no invasivos. La ciencia y la tecnología se unen para ofrecer este tipo de tratamientos que aportan excelentes soluciones en muchos casos.La terapia de radiofrecuencia ayuda a mejorar tanto la celulitis como la flacidez (provoca un calentamiento del tejido graso subcutáneo que permite disminuir toxinas y líquidos), beneficia el drenaje linfático y estimula la producción de colágeno. La técnica de ultracavitación o liposucción sin cirugía ataca las células grasas selectivamente gracias a la utilización de ultrasonido de baja frecuencia. Los hilos corporales APTOS mejora los casos leves o moderados la flacidez de los brazos de manera ambulatoria, con anestesia tópica e insertando varios hilos a nivel subcutáneo con la doble función de mejorar la calidad del colágeno y de tensionar el tejido.

Con un tratamiento quirúrgico. Cuando el problema se encuentra muy avanzado y no se puede resolver con ejercicio físico ni con los métodos no invasivos, el tratamiento de cirugía plástica es la única opción: En el caso de que la solución sea quirúrgica, es aconsejable someterse a una braquioplastia o lipectomía de brazos. Esta técnica quirúrgica está destinada especialmente a aquellas personas que han experimentado drásticos descensos de peso. Resuelve complicaciones no solo estéticas, sino también dificultades de salud ya que el exceso de piel flácida puede ocasionar inflamaciones y otras molestias. El médico especialista es el encargado de evaluar en qué casos corresponde aplicar esta técnica. Esta intervención se realiza bajo anestesia general, se requiere de 1 día de ingreso y se deben llevar unos manguitos durante un mínimo de 3 semanas. La cicatriz resultante de esta cirugía queda escondida en la cara interna del brazo, y aunque al principio puede ser roja llegando a difuminarse con el tiempo, lo ideal sería combinar la cirugía con el novedoso tratamiento para eliminar las cicatrices intraquirúrgicas, Cuando el problema es causado por un exceso de grasa y si queremos un resultado inmediato la liposucción de brazos con el lipoláser, es la respuesta.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *