5 cosas que debes saber sobre las prótesis de pecho

Califica esta pagina

Damos por hecho que hablar con tu cirujano es lo fundamental. Pero para ir abriendo camino, aquí van 5 cosas que debes saber sobre las prótesis de pecho.

1.¿Cómo decido el tamaño de la prótesis? Sí, en este caso el tamaño sí importa. Entre las 5 cosas que debes saber sobre las prótesis de pecho es que el implante ideal es el que queda completamente cubierto por la glándula mamaria. En términos generales, el implante ha de ser unos 2 cm menor en su diámetro que la base de la mama (teniendo en cuenta que hay que dejar aproximadamente 1 cm de grosor para cubrir el implante). «En los últimos años hemos asistido además a una demanda creciente de volumen, es decir, pechos más grandes, de forma que lo habitual ahora es colocar implantes de 350g. Sin embargo unas prótesis grandes pueden romper el equilibrio de la anatomía específica de cada mujer», explica el doctor Guevara, director de Cirugía Plástica Dr. Guevara.

2. ¿Qué forma elijo? La gran duda de muchas mujeres a la hora de elegir una prótesis de pecho es elegir entre los redondos o anatómicos. Pero no es tan sencillo. Cada casa comercial ofrece unos 200 tipos de implantes (has leído bien): entre los redondos los hay de bajo, medio y alto perfil (alguna incluso extra alto); y entre los anatómicos sucede lo mismo, existen en modalidades que cambian alto, ancho y proyección. Pero es que además las hay combinadas: prótesis de pecho de base redonda con perfil anatómico, por ejemplo. Dicho esto, ¿cuál elegir? Nuestros especialistas siempre mantienen una conversación con las pacientes, para intentar que la elección sea acorde a sus deseos, su anatomía y sus necesidades. “Las prótesis de pecho anatómicas se eligen en función de las medidas de la mama y del tórax, y las prótesis redondas se eligen sobre todo en función de volúmenes”, explica el doctor Guevara. Entre las más utilizadas están las anatómicas de pared rugosa, porque su resultado es más natural y permiten corregir mejor las asimetrías de las mamas. Para este último problema también se puede usar tejido adiposo (grasa propia) de la propia paciente (extraída de los flancos o de las caderas), sin tener que recurrir a un implante más grande.

3.El peso de la prótesis es importante. B-Lite las prótesis un 30% más ligeras. El peso del pecho se asocia a problemas posturales, dolores de espalda, mayor flacidez… Y estos problemas crecen a medida que se cumplen años. Para intentar mejorar este problema, en Cirugía Plástica Dr. Guevara ya trabajamos con unas prótesis de última generación, que son un 30 por ciento más ligeras (270 gramos frente a los 350 convencionales, por ejemplo). Se llaman B-Lite Implants y son el resultado de 10 años de investigación, desarrollo y pruebas exhaustivas. Su secreto es no solo el recubrimiento sino el interior, realizado con unas microesferas de alta tecnología y que incluso se han utilizado en la NASA para reducir el peso de ciertos materiales en aeronáutica. Las prótesis B-Lite también se asocian con una recuperación más corta (podrás volver antes al trabajo y a tu vida normal) y menores molestias postoperatorias que los implantes tradicionales de silicona.

4. Todas son seguras Puedes tener la certeza de que, elijas la prótesis que elijas, todas son muy seguras, al estar hechas con un gel cohesivo que impide que haya migración en el hipotético caso de que se rompa (lo que sucedía con los implantes de 4ª generación y anteriores). De hecho, si esto sucediera, no habría significación negativa.

5. Tu estilo de vida importa Es una de las cosas que tendrás que hablar con el especialista. Piensa que se trata de colocar un implante en el pecho y esto tendrá implicaciones en tu vida diaria. No será lo mismo si eres policía nacional o si eres telefonista, ni si te pasas 2 horas diarias en la zona de musculación del gimnasio o haces bailes de salón los domingos por la tarde.

Enlaces de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *